Suikawari: el juego del verano japonés que no te atreverás a probar, ¿o sí?

¿Te atreverías a golpear a tu fruta preferida? Quizás no entraba en tus planes jugar a romper una sandía, pero es toda una experiencia que podría sorprenderte.

A menudo nos imaginamos las tradiciones japonesas como ceremoniales o religiosas. Pero las tradiciones de Japón no se limitan a esas dos categorías. Y la prueba de esto es que no hay tradición más japonesa que el Suikawari o “Quebramiento de la Sandía”.

Como sucede en España, el verano para los japoneses comienza con la temporada de la sandía, y en las playas de todo Japón se puede ver a niños y adultos divirtiéndose jugando a romper la sandía.

Si tienes curiosidad por saber cómo se juega, las reglas de Suikawari son sencillas a la vez que ocurrentes: la gente juega por turnos y el que rompa la sandía, gana. Concretamente, debes buscar el mejor lugar y una vez que estés seguro de que tienes suficiente espacio, dejas la sandía y luego te alejas unos 5 metros. La persona que dividirá la sandía está lista con el palo en la mano, y tras vendarle los ojos, le darán la vuelta para que no esté seguro de dónde está la sandía.

Si estás jugando al Suikawari de forma profesional, definitivamente necesitas la ayuda sincera del grupo, el cual gritará indicaciones como «sigue recto» o «un poco a la derecha”. Pero si solo os estáis divirtiendo y tus amigos quieren alargar el entretenimiento, podrían dirigirte en la dirección incorrecta para aumentar la diversión y no hacerte ganar.

Entonces, ¿te atreverías a golpear a tu fruta preferida? Quizás no entraba en tus planes jugar a romper una sandía porque no te guste perder en los juegos o simplemente porque la idea de destrozar una sandía no te suene agradable.
Si es así, no hay nada que temer, ¡en el Suikawari no hay perdedores ni desperdicios!

Aunque la persona que rompe con éxito la sandía es declarada ganadora, Suikawari no tiene perdedores, ya que todos obtienen una parte de la sandía para disfrutar. Por otro lado, si simplemente divides la sandía en la arena o el césped, la sandía se ensuciará, lo que sí sería un desperdicio de fruta que no queremos. Al colocar la sandía en una lámina de plástico o incluso en un trozo de cartón y papel de horno, las piezas se mantendrán limpias y comestibles.

De esta forma, el Suikawari se presenta como una magnífica actividad que promueve la amistad y la alimentación saludable. Y ahora, ¿te animas a compartir tu sandía Iberiqa de esta forma tan divertida?